Comprar Climatizador Evaporativo

Comprar un climatizador evaporativo, es una excelente alternativa si te interesa proteger el medio ambiente, una característica que a día de hoy se ha convertido en uno de los factores principales a la hora de decidirse por comprar uno u otro modelo de aparato electrodoméstico, y es que el asunto no se limita a disminuir lo que pagamos en la factura de la luz, sino que también tiene que ver con la calidad del aire que respiramos y con el tamaño de nuestra huella de carbono. Es por ello, que desde hace ya varios años se los climatizadores evaporativos se han convertido en una solución viable en comparación con otros sistemas de climatización.

Ver Filtros

Mostrando todos los resultados 3

Ver Filtros

Mostrando todos los resultados 3

Sin embargo, el mercado ofrece tal variedad de marcas y modelos que a veces resulta difícil encontrar información fidedigna que nos permita adquirir el que mejor se adapta a nuestras expectativas y necesidades. Es por ello que hemos plasmado en nuestra página web una selección de las mejores marcas y modelos del momento, con distintas opciones en artefactos de máxima calidad para que al usar nuestros filtros puedas compararlos y encontrar exactamente el que andas buscando.

Y por el precio no te preocupes, pues somos la tienda online que publica las más grandes ofertas en electrodomésticos para todos los gustos y bolsillos, por eso nuestros precios no tienen competencia, y como no podía ser de otra manera, también te ofrecemos 2 años de garantía.

¿Qué climatizador evaporativo comprar?

Pues bien, tal y como era de esperarse, la respuesta a esta pregunta no depende solamente de la cantidad de dinero que estemos dispuestos a invertir en alguno de los tantos modelos que hay en el mercado, sino también del uso que le vayamos a dar, del tamaño de la estancia o habitación que deseamos climatizar y si se trata de un espacio que vaya a estar repleto de gente todo el tiempo o por el contrario, se va a usar de vez en cuando, por pocas horas o por pocas personas, de lo rápido que deseamos que alcance la temperatura de confort y si esta será muy baja. En tal sentido, hemos reseñado para ti las siguientes recomendaciones que debes seguir al momento de comprar un climatizador evaporativo:

¿Portátil, fijo o industrial? En efecto, hay modelos diseñados para ser llevados a casi cualquier parte, otros que es mejor dejarlos fijos en un mismo lugar y otros pensados para proveer una temperatura agradable en grandes espacios de trabajo y aunque no existe en la industria un consenso definitivo acerca del modo de diferenciar unos de otros, se entiende que si su contenedor de agua tiene una capacidad de entre 4 y 12 litros, por regla general se trata de un modelo portátil, mientras que si esta capacidad oscila entre los 12 y los 32 litros estaríamos en presencia de un modelo no tan fácil de transportar y por lo tanto es recomendable dejarlo en un mismo lugar, quedando en la categoría industrial todos los que superen el mencionado umbral de los 32 litros; de modo que no hace falta ser un genio para darse cuenta de que la capacidad del contenedor es directamente proporcional a la habilidad del aparato para alcanzar más rápidamente la temperatura de confort sin necesidad de tantas recargas, aun cuando al momento de comprar un climatizador evaporativo, se recomienda que el contenedor almacene al menos medio litro por cada metro cuadrado de espacio interior a climatizar y tanto mejor si dicho contenedor permite almacenar hielo o bolsas de gel frío pues esto prolonga el lapso de tiempo que el aparato puede permanecer funcionando y proporciona un flujo de aire sea más fresco, no siendo nada raro encontrar algunos modelos de lo más sofisticados que incluso permiten rociar pequeñas cantidades de insecticida o aromatizar lo ambientes alternando el flujo de agua con depósitos especialmente diseñados al efecto.

¿Electrónico o digital? Se trata de términos que mucha gente confunde o utiliza de forma indistinta al momento de compara un climatizador evaporativo. Pero lo cierto es que tanto los primero modelos de climatizador evaporativo que salieron al mercado, como algunos modelos de las líneas más económicas de la actualidad son electrónicos y se limitan simplemente a propagar aire fresco dentro del espacio a climatizar, y aunque hoy por hoy lo más común es encontrar modelos electrónicos con temporizador para cerciorarse de que el aparato se apague automáticamente y regulador de intensidad para controlar la velocidad o potencia de salida del aire, la tendencia es hacia modelos digitales con temporizador de encendido y apagado, sensores que aumentan la potencia de salida del aire cuando hace mucho calor y propagación oscilatoria mediante palas o ventanillas de salida como las de los modelos de torre para ayudar a distribuir el aire fresco de forma más efectiva y conseguir la misma temperatura de confort con depósitos de agua comparativamente más reducidos; además del ya acostumbrado mando a distancia.

No obstante, sin importar si el modelo de tu preferencia es electrónico o digital, lo recomendable es que cuente con una potencia de al menos 5 vatios por metro cuadrado de espacio interior a climatizar y quizás un poco más si por norma va a haber más de una persona cada 2 metros cuadrados o si el inmueble se encuentra en una región muy calurosa.

¿Qué es un climatizador evaporativo?

Un climatizador evaporativo, también conocido como climatizador natural o bio-climatizador, es un artefacto que hace descender la temperatura del aire al hacerlo pasar por contenedores de agua fría y filtros que capturan cualquier partícula de polvo o suciedad que pueda hallarse flotando en el ambiente, así como también la humedad que se genera a causa de la condensación. Es decir, que se trata de un híbrido que combina las mejores cualidades de un ventilador, un aire acondicionado y un humidificador; de allí que la eficacia, la eficiencia y la efectividad de estos aparatos se vea incrementada de manera drástica en los modelos cuyo depósito admite el vertido de hielo o que cuenta con depósitos adicionales para la colocación de acumuladores de frío como pueden ser las bolsas de gel térmico.

Las denominaciones de climatizador natural y bio-climatizador obedecen a la preferencia de un fluido no contaminante como lo es el agua, por sobre otros líquidos y gases congelantes que resultan nocivos para el medio ambiente, además del evidente ahorro energético que deriva de la ausencia de un compresor, tal y como veremos más adelante.

¿Cómo funciona un climatizador evaporativo?

Como señalamos antes, este tipo de artefacto combina las mejores características de un ventilador, un aire acondicionado y un humidificador. Esto se debe a que ciertamente es un ventilador el que toma el aire que se encuentra en la estancia a climatizar, luego en los modelos más básicos el aire pasa directamente por el contenedor del elemento enfriador (agua, hielo, o gel térmico) muy a la usanza de los aparatos de aire acondicionado, mientras que en los más modernos el aire pasa por un filtro seco cuya función es atrapar todas las partículas de polvo y suciedad justo antes de hacerlo pasar por filtros de fibras humedecidos por una pequeña bomba que les rocía el agua helada del depósito, reduciendo la temperatura del aire y aumentando su porcentaje de humedad relativa antes de devolverlo al espacio de donde fue tomado.

Obviamente, la ausencia de un compresor y la preponderancia del ventilador en el diseño de todo el sistema, es lo que hace que este aparato tenga un consumo energético mucho más eficiente que el de un aire acondicionado tradicional, pues puede disminuir la temperatura de cualquier habitación con una potencia que va de los 40 a los 100 vatios (similar a la potencia de muchas bombillas) frente a los 1600 o más vatios de un aire acondicionado de apenas 12000 BTU lo que hace que la opción de comprar un climatizador evaporativo sea ecológicamente inteligente.

Ventajas de un climatizador evaporativo.

A decir verdad las ventajas de comprar un climatizador evaporativo son muchas, puesto que hasta quienes los han criticado afirmando que generan problemas de humedad, han admitido luego que este tipo de problemas se han presentado sólo cuando se los instala en lugares poco o mal ventilados en los que la cantidad de aire turbinado es superior a la cantidad de aire que naturalmente escapa de la habitación en cuestión, dando pie a que la humedad quede atrapada en ese ambiente, de modo que en la gran mayoría de los casos, basta con abrir una ventana o instalar un extractor de aire en aquellos lugares de trabajo que requieren permanecer cerrados.

Lo mismo ocurre con quienes afirman que este tipo de aparatos no es tan eficaz en regiones con clima particularmente húmedo, pues si bien es cierto que es más difícil refrescar ambientes con altos niveles de humedad relativa, no es menos cierto que tampoco es imposible (especialmente durante la noche) y que estos electrodomésticos son particularmente benéficos en lugares de clima seco en los que el descenso de temperatura se percibe con mayor facilidad; y de hecho: Cuando la sobrepresión es la adecuada, la humedad del aire satura las partículas de polvo y suciedad que estén flotando suspendidas en las corrientes de aire y las hace caer al suelo, con lo cual se facilita la limpieza y la eliminación de malos olores, además de que se le dificulta la entrada a insectos voladores (y ni qué decir en los modelos que cuentan con rociador de insecticidas o aromas que contrarresten el pH de las feromonas buscadas por estos animalitos).

Tanto es así, que cuando estos aparatos se instalan correctamente y están funcionando bien, logran elevar la calidad del aire que respiramos al incrementar su humedad relativa en un 50 o 60 por ciento que es el nivel recomendado para la buena salud de nuestras vías respiratorias, y todo esto sin tener que mantener cerradas todas las puertas y ventanas como si ocurre con los aparatos de aire acondicionado, cuestión que favorece a los niños, personas de la tercera edad y pacientes asmáticos.

Otra ventaja de comprar un climatizador evaporativo es que, a diferencia de los sistemas convencionales de aire acondicionado, su eficiencia se incrementa cuanto más seco y caluroso se torne el clima debido a que la humedad tendrán siempre mayor capacidad de sacar el calor de los ambientes, al tiempo que su evaporación ayuda a disminuir la temperatura de nuestros cuerpos, haciendo que nos vayamos adaptando de una manera más gradual y progresiva a la disminución de temperatura en la medida en que se reduce paulatinamente nuestra capacidad de percibir el calor ambiental en lugar de recibir en el rostro un soplo repentino de aire frío y seco.

Por todo ello, los climatizadores naturales resultan ser mucho más convenientes que otros sistemas de climatización, especialmente en ambientes de trabajo como cocinas o talleres en los que hay fuentes de calor que hacen que la temperatura en espacios interiores sea más elevada que a la intemperie.

Sin embargo, hay una ventaja de los climatizadores evaporativos de la que nadie parece querer hablar y es que pueden usarse tanto en espacios interiores como en exteriores, mostrando un mejor rendimiento en espacios al aire libre en los que hay corrientes de aire, ya que en interiores pueden llegar a disminuir la temperatura hasta en un 10%, al tiempo que en exteriores esta disminución puede llegar a ser hasta del 15%.

Las personas que suelen trabajar con algún equipo informático en su dormitorio sabrá apreciar la disminución de la electricidad estática que ofrece comprar un climatizador evaporativo, pues no solo se favorece su rendimiento sino que al dormir se logra conciliar un sueño más profundo y reparador.

Y por cierto, ¿ya mencionamos que la instalación de un climatizador evaporativo no requiere de obra ni de la colocación de extractores de salida o tubos de desagüe? Pues así es, y por eso los costes de instalación tanto como los de mantenimiento son significativamente inferiores a los de la gran mayoría de sistemas de aire acondicionado convencional, ya de ventana o de tipo Split.

Mantenimiento del climatizador evaporativo.

Esta es quizás la sección en la que llegaremos a darnos cuenta de lo eficaz, eficiente y efectivo que puede llegar a ser un climatizador natural frente a cualquier otro sistema de climatización doméstica, toda vez que cualquier persona que haya utilizado un sistema de aire acondicionado por más de 2 años sabe que la frecuencia con la que debe dársele mantenimiento y el coste del mismo, llegan a hacerse toda una costumbre, mientras que los climatizadores evaporativos son tal vez los dispositivos domésticos que requieren de menos cuidados y mantenimientos tanto preventivos como correctivos. Ahora que, si lo que te interesa es conocer es qué puedes hacer para sacar el mejor provecho de tu nuevo artefacto y mantener esos niveles de ahorro lo más cerca posible del 80% en comparación con tu anterior aparato de aire acondicionado sin tener que llamar al técnico tan seguido, entonces te recomendamos seguir los siguientes consejos:

Ciertamente, los climatizadores evaporativos son tal vez los electrodomésticos más seguros y fiables que pueda haber jamás, después de todo su funcionamiento se limita al de un ventilador convencional y una pequeña bomba de agua similar a la que podríamos encontrar en cualquier pecera. Sin embargo, no está demás conectarlos a un regulador de voltaje para prolongar su vida útil al proteger todos sus componentes internos de cualquier fluctuación repentina en la intensidad de la corriente eléctrica.

Así es, pronto descubrirás que se puede climatizar un inmueble de entre 150 y 250 metros cuadrados con un tan solo 1kW de consumo de energía eléctrica, lo cual es equivalente a lo que demanda un secador de cabello durante una sesión de alisado. No obstante, para que esto ocurra es necesario que el usuario lea y analice detenidamente toda la información aportada por el fabricante en el exterior del empaque, en el manual del usuario, en el texto de la garantía y en cualquier otro material informativo que acompañe al aparato pues solo así podremos llegar a conocer qué tipo de mantenimientos requiere ese modelo en particular y quiénes son los agentes autorizados para prestarlo sin dejar sin efecto la garantía.

Otro hábito importante es el de limpiar todos los filtros (recordemos que hay modelos que tienen filtros secos que limpian el aire succionado y húmedos que enfrían y limpian el aire inyectado en el espacio a climatizar) por lo menos cada 30 o 60 días dependiendo de la frecuencia e intensidad de uso, así como del grado de polución ambiental que haya habido durante el último mes.

Las firmas y casas comerciales que lideran el ramo recomiendan no introducir en el recipiente del aparato ninguna sustancia distinta al agua o hielo (en el caso de los que admiten hielo), lo cual excluye toda clase de anticongelantes u otros químicos. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que si en los ductos del aparato ha quedado atrapado algún mal olor que de allí se esté propagando por nuestra estancia cada vez que lo ponemos en funcionamiento, no hace ningún daño agregar pequeñísimas cantidades de vinagre o alcohol de grado médico (¡nada de bebidas espirituosas!) para eliminar las bacterias que producen tales olores; además de que se previene la proliferación de moho y algas en los conductos de la bomba, lo cual es de lo más común cuando la vivienda en cuestión cuenta con suministro de agua de pozo y en aquellas regiones en las que el agua corriente tiene altas concentraciones de minerales.

Desde luego, no importa cuántas precauciones se tomen con miras al uso adecuado de tu nuevo climatizador evaporativo, si a fin de cuentas lo dejas funcionando con el depósito vacío o con un nivel de agua peligrosamente bajo, pues en esas circunstancias el desempeño del aparato se ve seriamente comprometido, ya que la bomba trabaja a marcha forzada para tratar de colectar el agua requerida para su buen funcionamiento, lo cual a mediano plazo se traduce en fallas que ameritan mantenimiento correctivo pues en la gran mayoría de los casos la una solución para una bomba quemada es el reemplazo.

Al igual que con los ventiladores tradicionales, otra falla común en este tipo de artefactos es que eventualmente el eje que transmite la fuerza del motor al aspa del ventilador llega a desgastar los rodamientos diseñados para mantenerlo centrado (que también se conocen en otras latitudes como copillas de guía o bocinas), de tal suerte que es muy aconsejable hacer revisar el aparato tan pronto se detecte que el ventilador está emitiendo algún sonido inusual para así prevenir que además de desgastarse el rodamiento, se desgaste también el eje y deba ser reemplazado o que el motor llegue a trabajar a marcha forzada y deba ser sustituido.

A lo mejor pudiera parecer exagerado o que está demás mencionarlo, pero la experiencia ha demostrado que otro error que suelen cometer los usuarios que no están muy familiarizados con esta tecnología, es el de pensar que así como se emplea agua fría para refrescar el ambiente durante los meses de verano, puede también emplearse agua tibia o caliente para provocar el efecto contrario durante los meses de invierno, lo cual más temprano que tarde se traduce en una falla catastrófica del aparato pues ni sus conductos ni los sellos o los aspersores de su bomba han sido diseñados para trabajar con tales temperaturas (a menos -claro está- que en algún momento determinado fabricante lo especifique expresamente entre las características o prestaciones de un modelo en específico).

Finalmente, lo mejor que podemos recomendar al momento de comprar un climatizador evaporativo, es no crearse falsas expectativas respecto al desempeño de ningún electrodoméstico. Es decir, no esperes que uno de estos aparatos convierta tu estancia en una pista de hielo o solucione tus problemas de climatización en pocos minutos, y sobre todo ten siempre presente que ningún aparato de ventilación te va a ofrecer los mejores resultados si lo instalas orientando su cara frontal hacia una ventana abierta o hacia la puerta que todo el mundo abrirá para entrar y salir del lugar, y ni que decir si lo colocas detrás de un mueble o si todo tu mobiliario está diseñado para abrigar (alfombras, muebles de cuero, cobertores de lana, etc.).