Comprar Hidrolimpiadora

Hoy en día, está muy de moda eso de comprar una hidrolimpiadora para lavar el coche y para arrancar la mugre del piso de la cochera o para limpiar ventanales que por su ubicación, resultan muy incómodos o peligrosos de limpiar de otro modo. No obstante, a muchos de estos felices compradores y usuarios les sorprendería saber que las hidrolimpiadoras o hidrolavadoras distan mucho de ser un invento nuevo y es que ya desde mediados de los años 60 del siglo pasado se las venía utilizando para limpiar superficies irregulares o estructuras repletas de recovecos de difícil acceso en los que se acumula la suciedad (todo el que ha lavado su coche con una hidrolimpiadora, sabe de lo que estamos hablando).

Ver Filtros

Mostrando todos los resultados 2

Ver Filtros

Mostrando todos los resultados 2

La confusión tal vez obedece a que estas hijas del compresor hidroneumatico y primas lejanas de soplador de hojas, vieron por primera vez la luz en entornos industriales en los que se las usó para dar mantenimiento a grandes piezas de maquinaria pesada o para limpiar las fachadas de grandes edificaciones, y no fue sino durante las últimas décadas que alcanzaron su actual popularidad. Esto ha motivado la aparición de gran variedad de marcas y modelos, pero es necesario tener claro que no todas las hidrolimpiadoras son iguales pues no es lo mismo lavar el coche que arrancar pintura vieja de las paredes o lavar los pisos de un establo aunque hay modelos que nos permiten hacer todas estas cosas. Por eso hemos publicado en nuestra página web toda la información técnica de las mejores marcas y modelos para que puedas comprar la opción que mejor se adapta a tus expectativas y necesidades.

Somos la tienda online que cuenta con el personal técnico más capacitado para responder todas tus preguntas al momento de comprar una hidrolimpiadora. Atrévete a visitar nuestra página web y usa nuestros filtros interactivos para que puedas comparar las diferentes opciones hasta encontrar la que te ofrece la mejor relación calidad/precio, además nuestra pasarela digital de pago seguro te permitirá disfrutar de las mejores ofertas en hidrolimpiadoras con 2 años de garantía y a precios que no tienen competencia.

¿Qué hidrolimpiadora comprar?

Al igual que en el caso de otros dispositivos electrónicos, no hay un modelo mágico de hidrolimpiadora que sea capaz de cumplir a cabalidad con todas las posibles funciones o desempeñarse a la perfección ante todos los posibles usos que su poseedor le pueda dar, y mucho menos existe una solución universal para todos los gustos y bolsillos, así es que antes de decidirnos a comprar una hidrolavadora y gastarno una buena pasta en ello , es recomendable tener muy presentes los siguientes criterios:

  1. Potencia: Usualmente se mide en vatios y es tal vez el criterio más importante, no solo porque es el que llama más poderosamente la atención del cliente sino también porque determina otras características de funcionamiento de la hidrolimpiadora, como por ejemplo: el consumo eléctrico, la presión, el caudal de agua, el rendimiento y el tiempo de autonomía. Aun así, hay otros criterios que también deben tomarse en cuenta para saber realizar una compra consciente e informada.
  2. Presión del agua: Obviamente, no toda la potencia de la máquina se traduce directamente en una mayor presión del agua debido a que parte de esa potencia también se transmite hacia otros sistemas igualmente importantes para su funcionamiento. En tal sentido, siempre es aconsejable comprar un modelo que nos ofrezca 300 PSI o más, pues siempre podremos reducirla de acuerdo a lo que vayamos a hacer pero muy difícilmente podremos aumentarla, o sea que mientras más presión, mayor será la capacidad de arrancar la mugre.
  3. Caudal de agua: El caudal no es más que la cantidad de agua que sale de la hidrolimpiadora en un lapso de tiempo determinado, esta cantidad depende de la potencia del motor tanto como de la presión de agua de cada modelo en particular. Es decir, de nada sirve una elevadísima presión si el chorro transporta muy poca agua y por ello a mayor caudal, mayor será la velocidad de limpieza.
  4. Rendimiento: Es la capacidad de empapar determinada área por unidad de tiempo, siempre que se mueva la boquilla de manera constante y uniforme. Se calcula obteniendo el coeficiente entre presión y caudal, de manera que los modelos más básicos pueden tener un rendimiento promedio de 24 metros cuadrados por hora, mientras los modelos de alta gama o semi-industriales pueden llegar a tener un rendimiento de hasta 60 metros cuadrados por hora, aun cuando no debe confundirse el rendimiento con el tiempo de autonomía.
  5. Tiempo de autonomía: Es el tiempo que toma a la máquina vaciar completamente su contenedor trabajando continuamente a potencia media.
  6. Agua a muy altas temperaturas: No todas las hidrolavadoras están diseñadas para trabajar con agua caliente, a pesar de que la experiencia ha demostrado que esto reduce el tiempo de trabajo e incrementa la eficacia de ciertos detergentes químicos. Por ello es recomendable comprar una hidrolimpiadora que pueda trabajar con agua caliente o fría además de químicos.
  7. Contenedor para químicos: Algunas labores de limpieza requieren el uso de químicos agresivos que pueden llegar a dañar el contenedor u otras piezas de la hidrolavadora, por lo que es recomendable asegurarse de que tu modelo de elección es apto para estos usos antes de comprarlo.
  8. Disponibilidad de accesorios: Hay accesorios como boquillas, cepillos, mangueras o extensiones que facilitan la realización de determinadas tareas, sacando mejor provecho de las prestaciones del modelo en cuestión. Algunos de estos accesorios vienen en el empaque junto a la hidrolimpiadora y otros pueden comprarse con posterioridad, por eso es importante documentarse sobre la disponibilidad de accesorios de la marca o la compatibilidad del modelo con otros accesorios del mercado.
  9. Precio de una hidrolavadora: Cómo era de suponerse, esta amplia variedad de prestaciones se corresponde con un rango igualmente amplio de precios, de allí que sea tan importante determinar de antemano las características que debe tener nuestra hidrolimpiadora de acuerdo a los usos que le vayamos a dar, pues el precio de los modelos más básicos puede oscilar entre los 85 y los 120 euros, pero el precio de los modelos más sofisticados puede llegar a superar los 450.
  10. Tamaño y peso: En principio pudiera parecer tonto y hasta exagerado hablar sobre el tamaño y el peso como un factor determinante al comprar una hidrolimpiadora para uso doméstico, después de todo estaremos en nuestra propia casa ¿verdad? Sin embargo, son pocas las personas que se detienen a pensar que con un peso de entre 4 y 25 kilos y un volumen de entre los 8 y los 40 pies cúbicos, la elección del modelo equivocado podría traducirse en incomodidad para realizar la tarea que tenemos en mente y hasta en un riesgo para nuestra seguridad si alguna vez debemos trepar al tejado con la máquina a cuestas. Es por ello que si no deseamos acabar vendiendo nuestra preciada hidrolavadora en el mercado secundario por mucho menos dinero del que nos costó comprarla, será mejor que definamos con mucha precisión el uso que en realidad le vayamos a dar.

¿Qué es una hidrolimpiadora?

Una hidrolimpiadora o hidrolavadora, también conocida técnicamente como limpiadora de agua a alta presión o lavadora por hidro-compresión, es una máquina de limpieza que dispara a presión un chorro del líquido que se encuentre dentro de su contenedor (agua, detergentes jabonosos o solventes químicos) para desprender mecánicamente las partículas de sucio u otras sustancias no deseadas que se encuentren sobre determinadas superficies sin importar lo irregular de su textura o configuración.

Las hay de tipo doméstico, semi-industrial e industrial, y hasta hay modelos que calientan el agua para mejorar su capacidad de desprender sustancias no deseadas, de tal suerte que resulta un poco injusto definirlas tan solo como máquinas de limpieza ya que se desempeñan adecuadamente en una cada vez más amplia variedad de aplicaciones que exceden el propósito original de su diseño.

Ventajas y desventajas de la hidrolimpiadora.

Las ventajas de comprar una hidrolimpiadora parecen obvias, después de todo, la presión del agua hace innecesario cepillar y restregar, se pueden alcanzar superficies de difícil acceso sin correr riesgos y se reduce el peligro inherente al trabajo con agua caliente o químicos corrosivos, además de que se reduce la posibilidad de sufrir alergias o irritaciones causadas por la inhalación de polvo o el contacto con otras sustancias.

Pero la cosa no acaba allí, pues el tamaño y peso de algunos modelos los hace incómodos de transportar a todas partes y los convierte en un riesgo adicional para quienes trabajan en andamios y hay que tener extremo cuidado al proyectar el chorro cerca de tendidos eléctricos, en tanto que la presión del agua puede deteriorar ciertas superficies delicadas (hay pendones y vallas publicitarias que podrían borrarse si se lavan con una hidrolavadora) y la salpicadura es un riesgo para el usuario, sobre todo en labores que requieren acercar la boquilla a la superficie para aprovechar al máximo la presión inicial del agua. Sin embargo, la gran ventaja que ha impulsado la popularización de las hidrolavadoras es la relación coste/beneficio frente a la que ofrecen otras máquinas o herramientas diseñadas para propósitos similares como pueden ser los compresores hidroneumaticos.

¿Cuánto consume una hidrolimpiadora?

Ahora bien, al igual que con cualquier otro artefacto eléctrico, el consumo energético no solo va a depender de la potencia del modelo en particular -que en el caso de las hidrolimpiadoras de uso doméstico puede oscilar entre los 1200 y los 3000 vatios- sino también del buen estado de uso, conservación y funcionamiento en que se encuentre el aparato e igualmente de la dificultad de la tarea de limpieza o la intensidad con que se la use.

Otro factor que influye en el consumo eléctrico de una hidrolavadora doméstica es si se trata de un modelo que permita regular la potencia de funcionamiento y que además cuente con calderilla para trabajar con agua caliente. No obstante, varios expertos han llegado al consenso de que los modelos de alta gama funcionando a su potencia de uso habitual (potencia media a media alta) pueden tener un consumo energético muy similar al de un aire acondicionado de ventana de 12000 BTU, aun cuando mantienen que con ellas se reduce el consumo de agua hasta en un 80% y con ello se aminora su impacto ambiental.

¿Componentes de una hidrolimpiadora?

De lo reseñado con anterioridad, se desprende que todas estas máquinas tienen un diseño común a partir del cual se desarrollan las características y prestaciones específicas de cada modelo. Así tenemos que una limpiadora de agua a alta presión se compone de:

  • Una toma de agua: que es el contenedor o depósito en el que se almacena el líquido a ser proyectado a través de la manguera y la lanza por la bomba.
  • Un motor: Es el que provee la energía necesaria para el funcionamiento de todos los sistemas internos de la hidrolavadora, en los modelos más compactos y de menor calidad puede ser sustituido por baterías que se cargan conectándose a cualquier toma de corriente y que proveen energía directamente a un compresor eléctrico, en tanto que los mejores modelos domésticos suelen contar con un motor eléctrico además de las baterías, Algunos modelos industriales pueden contar con un motor de combustión interna (prohibido en el ámbito doméstico por las normativas de ruidos molestos), al tiempo que los modelos más potentes cuentan por lo general con motores hidroneumaticos o transmisiones a la toma de fuerza de ciertas maquinarias agrícolas.
  • Una bomba: Es la que se encarga de ejercer presión sobre el líquido para que salga disparado al exterior, casi siempre es de tipo neumático o hidroneumático con desplazamiento positivo, o sea que sus pistones aspiran el agua en su punto alto y la comprimen en su punto bajo sin importar que su disposición sea de tipo axial o de cigüeñal. Estos pistones suelen ser de cerámica, aun cuando también los hay de otras aleaciones y su número puede variar según la marca y el modelo, a pesar de que la configuración más tradicional es la de 3 pistones dado que es la que garantiza un chorro constante y uniforme sin picos de presión.
  • Una caldera: Los modelos diseñados para trabajar con agua caliente la tienen justo después de la bomba. En los modelos de uso doméstico, la caldera se calienta gracias a resistencias eléctricas, al tiempo que en los modelos industriales pueden contar con quemadores alimentados por combustibles fósiles, si bien en todos los casos requieren de un mantenimiento más frecuente y minucioso.
  • Una manguera: Se trata de una vía flexible que se encarga de transportar el agua desde la bomba o la caldera hasta la lanza, pareciera no tratarse de una pieza importante pero es la que le permite al usuario moverse con libertad sin tener que cargar a cuestas la hidrolimpiadora y adicionalmente la diferencia de diámetro entre la manguera y la lanza aporta un efecto de capilaridad que incrementa la presión de salida.
  • Una lanza: Es el segmento de tubería rígida conectada a la manguera por algún tipo de empuñadura y en el cual se instalan las boquillas por las que sale el chorro de líquido proyectado, su función es mantener un flujo uniforme y alejar al usuario de la superficie a limpiar para prevenir cualquier posible accidente relacionado con la salpicadura de partículas desprendidas o de líquido peligroso.
  • Una boquilla: Es la que modula la dirección, el flujo y la velocidad del chorro que sale disparado de la máquina, concentrándolo o dispersándolo para permitir que el usuario alcance una mayor distancia o haciéndolo pasar por distintos tipos de accesorios como cepillos o discos mientras aplica mayor presión sobre superficies o sustancias que son difíciles de limpiar. Así las cosas, es prudente aclarar que las boquillas pueden ser peligrosas si no se las manipula adecuadamente y por eso obedecen a un código de color para facilitar su identificación, siendo las de color negro las de mayor apertura para cubrir ángulos de hasta 65 grados y las rojas de menor apertura y ángulo de hasta cero grados, de modo que pueden ejercer una presión capaz de dañar superficies y causar accidentes al desprender violentamente partículas adheridas, proyectar la lanza con mucha fuerza hacia un usuario desprevenido o lesionar los ojos u oídos de cualquier incauto que se atraviese en la trayectoria del chorro.

¿Cuánto cuesta una hidrolimpiadora?

No hace falta ser un genio para darse cuenta de que hay en el mercado diferentes marcas y modelos que cumplen con las características antes recomendadas, pero si deseas saber cuáles son las marcas y modelos que ofrecen la mejor relación precio/valor antes de comprar tu hidrolimpiadora, aquí te dejamos algunas sugerencias:

  • Karcher: El modelo K2 Compact cuyo precio ronda los 100 euros, es ideal para limpiar la fachada de la casa, el coche o los muebles del jardín ya que es potente y muy ligera, aunque no es recomendable emplearla para trabajos pesados o por largos periodos de tiempo como los que es capaz de soportar el modelo K3 Premium gracias a su regulación de potencia y a la amplia gama de accesorios que puede incorporar.
  • Stihl: Su modelo Re 109 es otra opción ideal al momento de comprar una hidrolimpiadora, gracias a su reducido peso y tamaño, posee un potente motor que permite realizar una amplia variedad de tareas, además es compatible con algunos accesorios genéricos o de otras marcas.
  • Gamma: El modelo Elite supera con creces la limpieza de paredes, coches o muebles pues está diseñado para trabajo pesado como la limpieza de techos, patios y grandes salones, para ello puede utilizar detergentes agresivos y permite incorporar una amplia variedad de accesorios
  • Black & Decker: Es tal vez el fabricante que ofrece la mejor relación calidad/precio de toda la industria, pues modelos como el Pw1370td cuentan con un filtro que limpia el agua para prolongar la vida útil de su potente bomba de aluminio y además cuenta con compartimentos para transportar varios accesorios. Una excelente alternativa a la hora de comprar una hidrolimpiadora.
  • Big Bang: Produce modelos de alta gama como el X222 el cual está pensado para las industrias ligeras o los comercios de cierta magnitud.
  • Robust: Con su motor de apenas 1300 vatios y su precio de 85 euros, es la alternativa más barata de la lista, pero al mismo tiempo es muy fiable, duradera y pude realizar trabajos domésticos de calidad.
  • Einhell: Ofrece su Autostop Tc-hp 1334, otro modelo de gama media y excelente durabilidad por poco más de 100 euros, que sirven para las tareas más sencillas pero soporta también algunas tareas de cierta intensidad como la limpieza de fachadas.
  • BTA: Con su modelo Superjet, esta marca ha sentado las bases de lo que debe ser un modelo de entrada a la gama alta, con un precio de aproximadamente 150 euros, potencia suficiente inclusive para las tareas más pesadas del hogar y durabilidad recomendada para quienes pretendan darle uso con frecuencia o iniciar un pequeño negocio.
  • Briggs & Stratton: Es uno de los nombres más importantes en el escalafón de modelos para uso semi-industrial e industrial con un precio promedio de unos 200 euros.
  • Nilfisk: No es una marca muy conocida pero cuenta con un catálogo de productos bastante interesantes, con modelos cuyas prestaciones van desde el uso doméstico al industrial, sus precios suelen ser bastante razonables en relación a la calidad que pueden ofrecer.

Usos de la hidrolimpiadora.

Aparte de los usos que ya hemos descrito, cómo lavar paredes y ventanales, coches, muebles de jardín y pisos de patio, piezas de maquinaria y juguetes; o desprender sucio adherido como pinturas, cemento y bitumen de petróleo mediante el uso de agua caliente. El comprar una hidrolimpiadora también te puede servir para otras aplicaciones como:

  • La desinfección de espacios como quirófanos y escuelas por medio del uso de detergentes específicos.
  • El control de plagas mediante la eliminación de paneles, colmenas y nidos.
  • El aseo de animales de difícil manejo.
  • El destape de tuberías de desagüe.
  • La eliminación de grafitis mediante la técnica del reverse graffiti.